Inicio | Noticias | Eventos | Arte | Documentos | Contactos | Nosotros | English


Noticias

Carta Abierta en el Día de Martin Luther King Sobre Violaciones de Derechos Humanos en Honduras

Comité en Solidaridad con la Resistencia Hondureña
33 Harrison Ave. Boston, MA 02111 –
info@hondurasresists.org – www.hondurasresists.org
(617) 290-5614

18 de enero de 2010 – Día de Martin Luther King

Los abajo firmantes—organizaciones de trabajadores, artistas, intelectuales, veteranos, activistas, abogados, maestros, lideres ecumenicos, y organizadores comunitarios—condenamos en los más fuertes términos las atrocidades y violaciones a los derechos humanos perpetrados contra el pueblo hondureño desde el golpe militar del 28 de junio 2009. Organizaciones de derechos humanos diariamente reportan represión estatal, desde violaciones sexuales hasta asesinatos cometidos contra miembros de la resistencia pacífica, cuya meta es restaurar el orden constitucional y promover la creación de una sociedad más justa.

Estos abusos llevados a cabo por el Estado Hondureño violan casi todos los artículos de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos, de la cual Honduras es firmante, comenzando con la ruptura del orden constitucional y resultando en miles de violaciones de los derechos de la ciudadanía. Como ha sido reconocido por la Comisión Interamericana Sobre Derechos Humanos y documentado ampliamente por el Comité de Familiares De Detenidos Desaparecidos En Honduras (COFADEH), el régimen inaugurado por el golpe ha demostrado predeterminada violencia desatada para acallar la resistencia, incluyendo:

• Encarcelamientos masivos en condiciones infra humanas
• Represión forzosa de asamblea y de movilidad de la población
• Establecimiento de toque de queda y suspensión de derechos constitucionales
• Violaciones sexuales individuales y en grupo
• Asesinatos selectivos
• Censura de prensa por medio de amenazas y asesinatos de periodistas, interrupciones de energía eléctrica a medios de difusión, confiscación de equipo, y clausura de estaciones de radio y televisión anti-golpistas
• Tortura
• Desapariciones y secuestros
• Guerra sicológica
• Impunidad a los perpetradores de estos crímenes

Estos actos de violencia han sido llevados a cabo por la policía y las fuerzas armadas, pero también ha habido un incremento alarmante de paramilitares. Las Naciones Unidas reportaron que unos 40 miembros de las Fuerzas Unidas De Autodefensa De Colombia—la organización terrorista (designada como tal por el Departamento De Estado de los EE.UU) más numerosa de América Latina—han sido empleados por terratenientes hondureños. Un número creciente de asesinatos y secuestros vienen siendo llevados a cabo por individuos no identificados.

La represión se ha ensañado en particular contra la clase obrera y contra grupos marginalizados tales como comunidades indígenas, campesinos, y comunidades afro-hondureñas. La comunidad de preferencias sexuales no tradicionales ha perdido a uno de su jóvenes líderes, Walter Trochez, de 27 años, baleado por asaltantes enmascarados el 13 de diciembre. El asesinato de Trochez es el décimo-sexto sufrido por la comunidad de preferencias sexuales no tradicionales desde el derrocamiento de Zelaya.

El 11 de diciembre el cuerpo de Santos Corrales García apareció decapitado en las afueras de Tegucigalpa. García era un líder local de la resistencia pacífica quien había sido detenido seis días antes por miembros de la División Nacional De Investigaciones Criminales fuertemente armados. Su cuerpo mostraba señas de tortura, lo cual indica una campaña de una guerra de baja intensidad para crear miedo colectivo, como lo ha indicado el activista de derechos humanos Andrés Pavon.

La violencia contra las mujeres también ha escalado acentuadamente. El diario estadounidense Monitor De La Ciencia Cristiana expresó: “Desde agosto, grupos femeninos en Honduras han documentado 249 casos de violación de los derechos humanos de la mujer, incluyendo 23 casos de golpizas y asaltos sexuales, y 7 violaciones sexuales colectivas por policías, explícitamente castigando a mujeres por su participación en manifestaciones. El número de femicidios—el asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres—se ha triplicado desde el golpe, con 51 casos reportados en el mes de julio solamente.”

En medio de todo lo antecedente el régimen celebró elecciones el 29 de noviembre, resultando en la “victoria” de Pepe Lobo del Partido Nacional. El agudo incremento de la brutalidad desde las elecciones indica que estas elecciones han empeorado la situación de los derechos humanos en Honduras, ya que poderosos gobiernos en el hemisferio tales como los Estados Unidos, Canadá y Colombia han usado el sufragio para legitimar el golpe. Ferviente defensor del derroque de Zelaya, Lobo ya está trabajando para obtener amnistía general para los golpistas.

Aquellos gobiernos que mantienen relaciones con Honduras, particularmente Estados Unidos, deben considerar lo arriba descrito completamente inaceptable, y responder de acuerdo a las leyes nacionales e internacionales. La carencia de condena del golpe por sus miles de abusos a los derechos humanos demuestra capitulación ante el mismo, sus tácticas represivas, y su impacto sobre la sociedad hondureña y la democracia. Guardar silencio significa apoyar el uso de represión militar contra una población desarmada, y promover este modelo de represión hacia el futuro.

Es el imperativo moral de la comunidad internacional demandar el inmediato cese de la brutalidad en Honduras, y que los derechos humanos de todos los ciudadanos—particularmente aquellos envueltos en actividades políticas—sean respetados incondicionalmente.

Firmado por:


8th Day Center for Justice
Alliance for Global Justice
Americans Who Tell the Truth
Atlantic Regional Solidarity Network
Binghamton, New York-El Charcon Sister City Project
Boston Democratic Socialists of America
Boston Liberation Health Group
Boston May Day Coalition
British Columbia Teachers’ Federation
Brooklyn For Peace
Cambridge, MA-El Salvador Sister City Project
Campaign for Labor Rights
Centro Presente
Chicago Religious Leadership Network on Latin America
Chicago-Cinquera Sister Cities
Davis Religious Community for Sanctuary
Democratic Socialists of Central Ohio
Doctors for Global Health
Ecumenical Committee of English Speaking Personnel
Fredericton Peace Coalition
Friends of Chilama- a US-El Salvador Sister City
Georgia Peace & Justice Coalition/Atlanta
Grassroots International
Greater Boston Stop the Wars Coalition
Hondurans for Democracy
International Socialist Organization
InterReligious Task Force on Central America
La Voz de los de Abajo
Latin America Solidarity Committee Aotearoa New Zealand
Latin American Solidarity Organization
Maine Organic Farmers' and Gardeners' Association
Maryknoll Office for Global Concerns
Mass Global Action
National Committee in Solidarity with the Honduran People
National Lawyers Guild
Native Forest Network/Gulf of Maine
Nicaragua Network
Nonviolence International
NYU Law Students For Economic Justice
Office of the Americas
Other Worlds
Polo Democratico Alternativo-NYC
Proyecto Hondureño
Rhode Island Mobilization Committee
Rights Action
School of the Americas Watch
Social Justice Committee of the U.U. Church of Nashua, NH
Somerville/Medford United for Justice with Peace
SweatFree Communities
The Americas Program
The Network of US-El Salvador Sister Cities
The Quixote Center
Trade Justice New York Metro
U.S. Labor Education in the Americas Program
United for Justice with Peace, the Greater Boston coalition
US Peace Council
Venezuela Solidarity Campaign
Veterans For Peace, Chapter 9, Smedley Butler Brigade
Wellington Zapatista Solidarity Committe, New Zealand

Este documento fue firmado también por los profesores Noam Chomsky, Aviva Chomsky, el reconocido escritor uruguayo Eduardo Galeano y cientos de individuos preocupados por la situación en Honduras.