Inicio | Noticias | Eventos | Arte | Documentos | Contactos | Nosotros | English


Documentos

Honduras: Entre las patas de los caballos o Imágenes de Vida Garifuna

Por Isis Libertad

Era el verano de 2005, comenzaban las campañas presidenciales. Fuimos a ver el desfile con el cual culminaba la Feria que Tela celebra cada año.

Viajamos desde nuestra aldea Garifuna a diez minutos de camino, junto con nuestros hijos. Las calles del centro de Tela estaban cerradas y atiborradas de gente vestida de domingo; una multitud compuesta de Garifunas y Mestizos llenaba la calle principal y el Parque Central.

Encontramos muchos amigos, creo que la mayoría de los habitantes de la aldea se encontraban allí. Todo mundo se conocía: saludos, bromas, sonrisas por todos lados. La intensa humedad mezclada con la música a todo volumen de las bocinas, formaba un poderoso coctel en la soleada tarde de domingo. Apretamos las manos de las dos niñas pequeñas y batallamos para encontrar un buen lugar en la acera par a ver el desfile.

Comenzaron a pasar los carruajes con bellezas bailando Punta, o posando y saludando al son de música Mexicana. Desfilaron frente a nosotros, selvas, playas, escenas fantásticas que anunciaban teléfonos celulares y otros negocios. La multitud aclamaba, saludaba a y bromeaba con amigos y familiares conocidos entre los participantes. Luego vino un grupo de comediantes Canadienses basados en Tela con sus mascaras de Comedia del Arte y marionetas gigantes. Para cerrar la primera parte vino la Reina de Tela, coronada en esa feria: una belleza negra de San Juan; cosa notable, ya que a pesar de la mezcla racial en Tela, el prejuicio racial es endémico.

En Honduras, con una población de 8 millones, el 90% de los habitantes son Mestizos. Los Garifuna son uno de seis grupos étnicos en el país. Hay aproximadamente 100,000 Garifunas viviendo en 46 poblaciones, sembradas a lo largo de la Costa Norte, son descendientes de Indios Caribe y esclavos Africanos. Aunque mantienen su forma tradicional de vida, muchos se ven forzados a emigrar a los EU debido a la falta de oportunidades. Esta extensa emigración y la influencia de los Estados Unidos son una amenaza para la sobrevivencia de su rica cultura.

Deje a la familia y me fui en busca de un cajero, antes de que comenzara el desfile de caballos, la principal atracción del desfile.

Había una expectativa especial, todo mundo comentaba sobre uno de los jinetes. Mucha gente que no acostumbrábamos asistir a la Feria estabamos allí especialmente para verlo; un hombre que iba de candidato a la presidencia por el partido Liberal. Un ‘hombre del pueblo’, su nombre era Manuel Zelaya, mejor conocido como Mel.

Por supuesto, ningún cajero servía. Este domingo era el último día de la Feria y todos los cajeros estaban exhaustos.

Entonces fui a buscar a mis amigos en su hotelito de playa el Cesar Mariscos, pero no estaban. Así que mi única opción fue ir a la Pastelería Valerie, uno de los cafés en la Calle del Comercio y hablar con la dueña, prometiéndole que al día siguiente regresaría a pagarle. Regrese a lado de la familia con unas buenas aguas de tamarindo y unos ricos pastelitos.

El desfile estaba comenzando, cruce la calle casi entre las patas de los caballos. Los animales, mayormente caballos Peruanos, famoso por su gracia, con sus crines trenzadas en diseños tan elaborados como sus pasos, eran un espectáculo maravilloso.

Entonces la multitud se estremeció cuando un espécimen especialmente hermoso apareció: un caballo blanco, con la crin suelta como un fleco rebelde que se mecía al compas de su ligero y rítmico andar. El jinete era tan o más carismático que el caballo: un ranchero con una poderosa figura y sombrero de ala ancha. Pero lo que más me llamo la atención fue la sonrisa franca bajo un imponente bigote. Era Mel. Brillaba sonriendo a la multitud que vitoreaba.

Jamás olvidare esa imagen, como tampoco la olvidara mi hijo, quien desde ese momento, a los diez anos, se convirtió en un ferviente Zelayista, asegurando que votaría por Mel.
Las elecciones generales vinieron seis mese después y por supuesto Mel las gano; era una refrescante alternativa al presidente saliente, el nacionalista Ricardo Maduro, con su traje gris y su esposa Española, moldeada a la Evita Perón.
Como con todo nuevo presidente nacieron nuevas esperanzas y como con todo presidente, hubo sueños rotos con el paso del tiempo. Todas las calamidades resultantes de siglos de explotación y corrupción, la culpa de un solo hombre.

El Puerto de Tela es una pequeña ciudad adormilada, sobre la Costa Atlántica de Honduras. Existen recuerdos de los tiempos dorados de las Compañías Bananeras: el hotel Villas Telamar, construido para alojar al personal de la compañía y ahora una hotel (casi) 5 estrellas; el edificio en ruinas de la Tela Railroad Company mirando sobre el muelle roto, que a pesar de muchos planes para restaurarlo, sigue en pie como un símbolo del estado del país. La oxidada vía férrea, construida por la Tela Railroad, un fragmento de historia Hondureña, cruza el centro de la ciudad.

En las afueras de Tela, sobre la carretera que lleva a San Pedro, está el parquet botánico Lancetilla, hogar de espectaculares especies de bambú. Fue fundado por Sam Zemurray, empresario Norte Americano de ascendencia Rusa, quien llevo el primer banano a los EU, dando así inicio a las compañías millonarias que dieron trabajo a muchos Hondureños e hicieron algunos billonarios en el extranjero.

Sam Zemurray llevaba y traía bananos y políticos a través del Atlántico. De hecho, trajo a Manuel Bonilla de vuelta de los EU a la presidencia de Honduras en 1912 consiguiendo así tierras y concesiones para las compañías Norte Americanas; movida que derroco al Presidente Francisco Bertrand, quien pretendía que las compañías bananeras pagasen impuestos y sirvieran intereses nacionales.

Uno se pregunta cuánto ha cambiado en el siglo 21, cuando la empresa privada y compañías Americanas siguen jugando un papel central en la vida del país.

En este momento, mientras escribo, los Hondureños están luchando en las calles; ha habido por lo menos ocho muertos por balas del ejército y la policía. Ha habido muchos arrestos y hay desaparecidos. En cada manifestación pacifica la policía ha intervenido con bombas de gases lacrimógenos y ha violado espacios como el de la UNAH (Universidad Autónoma de Honduras) la cual tomo por asalto con cañones de agua, golpeando a sus dirigentes.
Mujeres han sido, en su persona, victimas del mismo tipo de violaciones y vejaciones que ha sufrido su Madre Honduras.

Y el departamento de Danli, sobre la frontera con Nicaragua, sitio donde se han concentrado los seguidores del presidente derrocado, está viviendo bajo estado de sitio, con el ejército bloqueando toda ayuda humanitaria y provisiones para la zona.
Decenas de miles de personas de todos los rincones de Honduras han caminado por una semana para concentrarse en las dos principales ciudades del país, Tegucigalpa y San Pedro Sula, el día 11 de Agosto.

Curiosamente, el gobierno de facto encabezado por Roberto Micheletti se las ingenio para desviar la visita de una comisión de la OEA (Organización de Estados Americanos) que debía llegar al país en esa misma fecha. El país ha sufrido toques de queda casi ininterrumpidos durante más de cuarenta días, desde que se llevo a cabo el golpe.
La crisis causada por el golpe de estado perpetrado contra el presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, quien fue sacado de su cama a las 5am y expulsado del país, el domingo 28 de junio 2009, ha desgarrado el país.

En un lado están quienes quieren el regreso de su presidente electo, estos son la mayoría y por supuesto, los pobres; y en el otro lado están quienes apoyan el golpe, la oligarquía y la empresa privada quien financio dicho asalto…también algunas víctimas de la campana del miedo.

Los grupos de mujeres que se manifestaban hace un año afuera del Congreso, exigiendo al gobierno de Zelaya mejores condiciones de trabajo, están ahora al frente de la lucha contra el golpe del 28 de Junio y pidiendo la restitución de Zelaya.
Esto prueba la ley natural de que todo tiene un derecho y un revés, como bien saben las costureras de las maquilas, quienes se queman los ojos y la vida produciendo artículos de moda para el mundo.

Los Estados Unidos siempre han tenido gran influencia en Honduras, donde la moneda se mantiene fija a un intercambio de 18.98 Lempiras por Dólar, desde hace años.
Fue desde Honduras que los Contra, apoyados por los EU, lanzaron su ataque contra los Sandinistas en Nicaragua en los ochentas, siniestra era de represión en América Central.
No podemos dejar de sentir que los EU podrían hacer mucho mas por ayudar a resolver la crisis de Honduras, ya que siempre la han tratado como su patio trasero; pero ahora andan con cuidado, hay muchas implicaciones, muchas facetas en este conflicto donde se conjugan todos los tópicos explosivos que hierven en las entrañas de América Latina. Y el Presidente Obama a adoptado una política de ‘no intervención’.

Hay muchas ironías: aquellos quienes vociferamos en contra de la intervención de EU en Latino América, ahora lo hacemos por esa misma intervención y nos preguntamos si serian así de complacientes los Norte Americanos si la situación fuera al revés: un golpe de izquierda contra la derecha.

Porque en esta nueva era de ‘no intervención’ EU va a establecer bases militares en Colombia al mismo tiempo que se lava las manos, o arrastra los pies, ante un conflicto que amenaza la estabilidad de toda la región Centro Americana? Nos guste o no, los Estados Unidos tienen el poder de ayudar. Por una vez en la historia caería bien su mano, justo cuando la mezquinan.

Pues si compañeras y compañeros, como decía, todo tiene un derecho y un revés!
A tres años de Manuel Zelaya en el poder la inflación crece y amenaza con tragarse el país. Como de costumbre los pobres, la mayoría de la población, son los que cada día encuentran más difícil alimentar, vestir, educar a su familia. La violencia dentro de las ciudades está cada día más descontrolada.

Las compañías dueñas de las maquilas, siguen explotando a sus empleados de manera inhumana. El Congreso se niega a reconocer las enfermedades y heridas adquiridas en el sitio de trabajo. Se niega a imponer cualquier ley a favor de los empleados y contra los intereses de los patrones, punto.

Sera que el Congreso pertenece a los mismos empresarios a quienes pertenecen las maquilas, tal como pertenecía a las compañías Bananeras, quienes impunemente cometían los mismos abusos hace más de dos siglos?

Es interesante apuntar que Roberto Micheletti era presidente del Congreso hasta el 28 de Junio, día del golpe, puesto en el que permaneció por 25 anos; y que participo recientemente en las elecciones pre presidenciales donde recaudo poquísimos votos; a pesar de lo cual encontró un atajo para instalarse en la presidencia.
Tal vez es porque Honduras es tan pequeña y bonita y mujer, que todo mundo quiere ponérsela en la bolsa, al igual que un útil pañuelo.

Como es posible que un país como Honduras, que posee una bella Costa Caribe con montañas y ríos que desembocan en el mar cada par de kilómetros; una Costa Pacifica; importantes Templos Mayas; una tierra que produce de los mejores cafés, de los mejores tabacos, de los mejores rones del mundo, sea tan pobre?

Como podemos romper el estigma de la corrupción y la explotación? Como podemos avanzar? Nadie quiere un régimen totalitario; pero la empresa privada es tan totalitaria y brutal como ninguna, solamente que lleva una linda sonrisa Colgate en la portada.

Si Mel Zelaya es la respuesta a la problemática de Honduras, nadie está seguro. Quienes lo apoyan saben que su regreso solo marca el principio de un largo camino, pero Mel se ha convertido en un símbolo que ha hecho al pueblo Hondureño despertar y sonar que puede, con sus propias manos de agricultor, escribir un Nuevo capítulo en su historia.
Cualquiera que sea nuestra tendencia política, el sentido común dicta que en un país donde el 60% de la población vive por debajo del índice de pobreza; un país considerado, junto con Haití, el país más pobre del Hemisferio Occidental, reforma social de algún tipo es indispensable.

La cuestión es si esta reforma se puede lograr sin hacer enojar a las transnacionales y a las diez familias que controlan el país.